sábado, 23 de mayo de 2009

SABADOS DE MERCEDES Una historia en Internet


No sabía bien porqué pero habíapensado en él a menudo en los últimos meses, recordaba sus jóvenes palabras diciéndole que siempre serían amigos,que no dejarían que nada estropease esa amistad tan intensa que tenían,ellos no dejarían que en el futuro ni parejas ni situaciones ajenas a ellos mismos fueran capaces de alejarles al uno del otro.

Prometieron no perder el contacto nunca, pero al final la vida impuso su ritmo, como siempre, y todo se quedó en palabras, en recuerdos y en nostalgia.

El acabó sus estudios y se marchó a otra ciudad a trabajar, le habían ofrecido un puesto de trabajo que era inmejorable.

Ella siguió con su vida, conoció a su marido, siguió con su trabajo, tuvo a sus hijos...

Durante muchos años no volvió a acordarse de él, pero ahora su recuerdo la invadía, quizá porque sus hijos ya eran mayores, quizá porqué su matrimonio hacía aguas desde hacía ya mucho tiempo, quizá porque se sentía sola....

Hace dos semanas una amiga la llamó por teléfono, para decirle que le había visto,por casualidad en un fin de semana de vacaciones en otra provincia y le pidió ponerse en contacto con ella, sabiendo bien lo celoso que era su marido, decidió darle su correo electrónico para evitarla problemas.

Recibió su correo ese mismo día, se pusieron al día con sus vidas, recuperaron su confianza al momento, como si los años no hubieran pasado y decidieron poder hablar más directamente a través de la cámara web.

Ahora estaba allí sentada delante de la pantalla, viéndole a través de ella veinte años después, pero le ha reconocido de inmediato, él conserva los mismos ojos pardos, la misma mirada intensa, la misma sonrisa, consiguiendo que ella vuelva a sonreir y que se sintiera viva, como en los viejos tiempos.

16 comentarios:

  1. Cuando al cabo del tiempo,
    nos hacen recordar nuestra
    juventud, siempre aflora un poco de nostalgia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Siempre pasa asi, aunque organizamos nuestra vida, sa semillita del primer amor queda ahi.
    Unas veces dormida para siempre,
    Otres, por las circunstancias de la vida la despierta...
    Bonito relato.
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. El que tuvo retuvo y guardo...
    Bonito relato.
    Besos.
    Paola.

    ResponderEliminar
  4. El retorno al pasado, muchas veces nos da la clave.Muchas veces dejamos cosas atrás que para nuestra vida son a veces vitales.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bonito! :) Ojalá que ahora ya no vuelvan a perder el contacto y su amistad y su cariño continúen para siempre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Mar,

    Siempre veo coincidencias en tus relatos y los mios.
    Debemos tener la mente parecida o los recuerdos parecidos.
    Pero tu siempre lo explicas mejor, al menos los sentimientos.
    Felicidades por tu relato

    Un besito

    ResponderEliminar
  7. Bonito relato Mar, ya se sabe, donde hubo fuego cenizas quedan. Gracias a ese reencuentro la vida le sonrió otra vez.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola Mar:

    Cuántas historias encierra este extraño mundo y qué parecidas terminan siendo todas.

    Un abrazo. Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  9. Hola Mar.

    Las casualidades de la vida real se dan también en el mundo virtual. Lo importante es que las personas seamos felices sin hacer daño a nadie.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  10. leo tu relato. leo los comentarios. qué complejo mundo, no solo este de internet. Los primeros amores, los amores que no fueron, el hacer daño a otros, no hacernos daño a nosostros mismos... y lo peor que no hay recetas, que andamos a los tumbos, y nuestro mejor termómetro es nuestra armonía interior. un abrazo cibernético.

    ResponderEliminar
  11. Realmente hermoso,e ha encantado.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  12. Conozco una historia muy cercana, solo que esta ha continuado en amistad. A ella le hacia mucho daño querer a quien no le podia corresponder y menos pertenecer a una historia de tres.Muy bonito.

    ResponderEliminar
  13. No se si pensar en los veinte años perdidos o quizás sea mejor así, porque esto, lo de ahora, es el presente y tiene muy buena pinta, no será fácil, pues estos amores internautas son complejos, ellos al menos ya tienen un camino recorrido.

    Ameno y esperanzador relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. un amigo tiene esa virtud, la de hacernos sonreir a pesar de estar navegando a la deriva, la de darnos las claves para ver las cosas menos oscuras... es una buena forma de recuperar la amistad, via mesenger y con camara. Cuando ha habido confianza esta despierta en cuanto se recupera el contacto... un precioso relato

    ResponderEliminar
  15. Hermoso tu relato, ojalá recupere un amigo que me quito una chilena, por que lo extraño mucho, jaja, un abrazo

    ResponderEliminar

Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque esta sea un simple murmullo.
Confucio