sábado, 30 de mayo de 2009

SABADOS DE MERCEDES Un viaje inolvidable


Llueve, oigo como las gotas de agua chocan contra el asfalto cada vez con más fuerza, por entre las rendijas de la persiana se cuela un intenso resplandor que lo ilumina todo a mi alrededor y casi inmediatamente un gran estruendo me estremece, la habitación vuelve a quedar a oscuras y yo me acurruco entre las sábanas.

Te siento, siento como te acercas a mí, como tu pecho se funde con mi espalda y tus brazos rodean mi cuerpo mientras me susurras al oído que no me preocupe, que el viaje que estamos a punto de comenzar juntos será maravilloso.

Miro el reloj, son las seis de la mañana y sé que no podré volver a dormir, me levanto y observo la habitación del hotel donde viviré el próximo mes, hasta ahora los nervios atenazaban de tal forma todo mi ser que no fuí capaz de reparar en ningún detalle, es bastante impersonal y un tanto fría, veo el osito de peluche que ha viajado con nosotros hasta este lejano y desconocido país y pienso que en apenas cuatro horas tendrá lugar el encuentro más importante de mi vida, el que conseguirá por fin llenar esa faceta incompleta que habita en mi interior y que lucha por salir a la superficie desde hace tanto tiempo.

Te levantas junto a mí y me abrazas mientras me dices que esté tranquila, que ya queda poco, que todo saldrá bien, pareces tranquilo pero yo sé que en tu interior estás tan nervioso como yo y que tampoco has dormido esta noche imaginando como será todo a partir ahora.
Nos vestimos y salimos hacia el lugar del encuentro que nos cambiará la vida para siempre, nuestra impaciencia hace que lleguemos con demasiada antelación y decidimos tomar un café mientras los minutos pasan lentamente y yo abrazo con fuerza el osito de peluche que entregaré dentro de poco al que será artífice de mi nueva vida, de nuestra nueva vida..., el que hará inolvidable el viaje a este país donde ha nacido, vive y espera también impaciente por conocernos.....










.....NUESTRO HIJO







21 comentarios:

  1. Que impaciencia tan emocionante por ver y conocer a tu hijo.
    Da igual que nazca de ti, o que ya esté nacido, el momento de conocerle, de verle la carita por primera vez es un momento tan esperado que los nervios no se pueden evitar.
    Pero valen la pena ¿a que si?

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Un entrañable y conmovedor relato. Siempre la llegada de un hijo, es motivo de alegría pero también de preocupación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me quedé muda con este relato, hasta ahora el que mas me emocionó.
    Guau! un viaje que te lleva a conocer a la que será la persona mas importante para vos a partir de ahora ...
    No sé que decir, o si sé, me encantó!
    un gran beso

    ResponderEliminar
  4. ...Sin lugar a dudas, ese es el mas fantástico viaje que se pueda hacer, ir al encuentro de un hijo.

    Conmovedor e intimista,.
    Los hombres, jamás (aún deseándolo) podremos hacer un viaje tan especial.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Precioso relato, Mar. Debe ser realmente emocionante saber que hay alguien que te espera y que estará en tu vida y en tu pensamiento el resto de la vida. Un fantástico viaje :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Precioso Mar. Muy tierno. No hay viaje o espera, más impresionante.

    Yo he recibido a dos. El primero no me parecía humano y a pesar de que dicen que no tardó mucho en llegar, sus ojitos hinchados, sus orejitas plegadas, me decían que le costó mucho esfuerzo abrirse paso. Hace ya veinte años, pero lo recuerdo como si hubiese sido ayer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. COMPARTISTES ALGO MUY INTIMO,Y LO HICISTE DE UNA MANERA MUY ESPECIAL DEMOSTRANDO SENSIBILIDAD Y TERNURA

    CARIÑOS

    ResponderEliminar
  8. Si que debió ser un momento emocionante. Vas sólo y vuelves con tu hijo para siempre.
    Precioso .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Un viaje a la esperanza,
    de encontrarnos con el amor creado,
    con el amor mas pleno.
    Un viaje que no sabemos como sigue,
    pero intuimos...
    somos nosotros mismos en futuro,
    y el destino..
    es el amor que transmitamos,
    a este nuevo camino.
    Un abrazo MAR.

    ResponderEliminar
  10. completamente inolvidable un viaje asi, por cuanto te cambia la vida, y convierte en realida un sueño largamente acariciado.... me ha gustado la ternuda de tu viaje... y la forma en que lo has relatado, posiblemente yo tampoco hubiera dormido en toda la noche impaciente por encontrarme con esos ojitos y esa carita... besos

    ResponderEliminar
  11. debe de ser un momento maravilloso y tan emocionante... tantas espectiativas, tantas dudas, tantos sueños. Maravillosa entrega de vida y literaria. Gracias por compratirlo con nosotros.Saludos y felíz domingo.

    ResponderEliminar
  12. Entiendo la impaciencia
    por ver aun nuevo ser
    que a partir de ahora
    va a ser tan importante
    en vuestras vidas.
    Gracias por compartir
    esa emoción tan grande, enhorabuena y que seais muy
    felices.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Disculpa, Mar, si al principio, cuando te abrazaban por detrás pensé en otro tipo de viaje. Lo digo, más que nada, por la sorpresa que me llevé al final. Muy emocionante y tierno a la vez.

    Bikiños

    ResponderEliminar
  14. Hola Mar.

    Ha sido un relato muy bonito. Sin duda, un viaje lleno de nuevas emociones, sueños, preocupaciones...
    "inolvidable".

    Ha sido un placer que lo compartas.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. La maternidad, hermoso vaje que nos lleva al lugar del que nunca volveremos siendo las mismas.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Mar, llego con retraso desde Roma a este encuentro con la maternidad y la paternidad. Experiencia única, íntima, llena de alegría e incertidumbres, de ternura.

    Un besito y un !salve! muy dulce

    ResponderEliminar
  19. Precioso relato que algun dia tu hijo leera y le emocionará

    ResponderEliminar

Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque esta sea un simple murmullo.
Confucio