sábado, 30 de mayo de 2009

SABADOS DE MERCEDES Un viaje inolvidable


Llueve, oigo como las gotas de agua chocan contra el asfalto cada vez con más fuerza, por entre las rendijas de la persiana se cuela un intenso resplandor que lo ilumina todo a mi alrededor y casi inmediatamente un gran estruendo me estremece, la habitación vuelve a quedar a oscuras y yo me acurruco entre las sábanas.

Te siento, siento como te acercas a mí, como tu pecho se funde con mi espalda y tus brazos rodean mi cuerpo mientras me susurras al oído que no me preocupe, que el viaje que estamos a punto de comenzar juntos será maravilloso.

Miro el reloj, son las seis de la mañana y sé que no podré volver a dormir, me levanto y observo la habitación del hotel donde viviré el próximo mes, hasta ahora los nervios atenazaban de tal forma todo mi ser que no fuí capaz de reparar en ningún detalle, es bastante impersonal y un tanto fría, veo el osito de peluche que ha viajado con nosotros hasta este lejano y desconocido país y pienso que en apenas cuatro horas tendrá lugar el encuentro más importante de mi vida, el que conseguirá por fin llenar esa faceta incompleta que habita en mi interior y que lucha por salir a la superficie desde hace tanto tiempo.

Te levantas junto a mí y me abrazas mientras me dices que esté tranquila, que ya queda poco, que todo saldrá bien, pareces tranquilo pero yo sé que en tu interior estás tan nervioso como yo y que tampoco has dormido esta noche imaginando como será todo a partir ahora.
Nos vestimos y salimos hacia el lugar del encuentro que nos cambiará la vida para siempre, nuestra impaciencia hace que lleguemos con demasiada antelación y decidimos tomar un café mientras los minutos pasan lentamente y yo abrazo con fuerza el osito de peluche que entregaré dentro de poco al que será artífice de mi nueva vida, de nuestra nueva vida..., el que hará inolvidable el viaje a este país donde ha nacido, vive y espera también impaciente por conocernos.....










.....NUESTRO HIJO







sábado, 23 de mayo de 2009

SABADOS DE MERCEDES Una historia en Internet


No sabía bien porqué pero habíapensado en él a menudo en los últimos meses, recordaba sus jóvenes palabras diciéndole que siempre serían amigos,que no dejarían que nada estropease esa amistad tan intensa que tenían,ellos no dejarían que en el futuro ni parejas ni situaciones ajenas a ellos mismos fueran capaces de alejarles al uno del otro.

Prometieron no perder el contacto nunca, pero al final la vida impuso su ritmo, como siempre, y todo se quedó en palabras, en recuerdos y en nostalgia.

El acabó sus estudios y se marchó a otra ciudad a trabajar, le habían ofrecido un puesto de trabajo que era inmejorable.

Ella siguió con su vida, conoció a su marido, siguió con su trabajo, tuvo a sus hijos...

Durante muchos años no volvió a acordarse de él, pero ahora su recuerdo la invadía, quizá porque sus hijos ya eran mayores, quizá porqué su matrimonio hacía aguas desde hacía ya mucho tiempo, quizá porque se sentía sola....

Hace dos semanas una amiga la llamó por teléfono, para decirle que le había visto,por casualidad en un fin de semana de vacaciones en otra provincia y le pidió ponerse en contacto con ella, sabiendo bien lo celoso que era su marido, decidió darle su correo electrónico para evitarla problemas.

Recibió su correo ese mismo día, se pusieron al día con sus vidas, recuperaron su confianza al momento, como si los años no hubieran pasado y decidieron poder hablar más directamente a través de la cámara web.

Ahora estaba allí sentada delante de la pantalla, viéndole a través de ella veinte años después, pero le ha reconocido de inmediato, él conserva los mismos ojos pardos, la misma mirada intensa, la misma sonrisa, consiguiendo que ella vuelva a sonreir y que se sintiera viva, como en los viejos tiempos.

jueves, 21 de mayo de 2009

POEMA CON MUCHA SENSUALIDAD

Como últimamente hay mucha gente pachucha que se tiene que quedar en casa sóla, aburrida y con la mente muy calenturienta (por la fiebre), sin saber que hacer para pasar el tiempo de forma más amena, he pensado en un poema que me envió una amiga la última vez que me encontré en esa situación y que espero que os guste y os haga volar la imaginación.



POEMA CON MUCHA SENSUALIDAD...


Cuando te encuentre, te poseeré.

...ese día, o a más tardar al siguiente, te llevaré a la cama.


Sin pedirte permiso me acercaré,


tocaré todo tu cuerpo y te poseeré.


Te dejaré con una enorme sensación de cansancio

y, ya sin fuerzas, sentirás inaguantables deseos

de abandonarte.

Lentamente erizaré tu piel


y te haré transpirar profundamente.

TE HARÉ GEMIR Y HASTA LLORAR.


Te dejaré sin aliento, sin aire

y sentirás en tu cabeza fuertes pulsaciones.

Mientras esté contigo, no te sentirás capaz de dejar la cama!


Y cuando yo termine, me iré sin despedirme,

con la convicción de que un día volveré!!

Firmado: “LA Gripe”

lunes, 18 de mayo de 2009

Mario Benedetti




CURRICULUM



El cuento es muy sencillo

usted nace

contempla atribulado

el rojo azul del cielo

el pájaro que emigra

el torpe escarabajo

que su zapato aplastará

valiente



usted sufre

reclama por comida

y por costumbre

por obligación

llora limpio de culpas

extenuado

hasta que el sueño lo descalifica



usted ama

se transfigura y ama

por una eternidad tan provisoria

que hasta el orgullo se le vuelve tierno

y el corazón profético

se convierte en escombros



usted aprende

y usa lo aprendido

para volverse lentamente sabio

para saber que al fin el mundo es esto

en su mejor momento una nostalgia

en su peor momento un desamparo

y siempre siempre

un lío



entonces

usted muere.






HAGAMOS UN TRATO



Compañera usted sabe

puede contar conmigo

no hasta dos o hasta diez

sino contar conmigo


si alguna vez advierte

que a los ojos la miro

y una veta de amor

reconoce en los míos

no alerte sus fusiles

ni piense que deliro


a pesar de esa veta

de amor desprevenido

o tal vez porque existe

usted sabe que puede

contar conmigo


si otras veces

me encuentra

huraño sin motivo

no piense qué flojera

igual puede contar

conmigo


pero hagamos un trato

nada definitivo

yo quisiera contar

con usted es tan lindo

saber que usted existe

uno se siente vivo


quiero decir contar

hasta dos hasta cinco

no ya para que acuda

presurosa en mi auxilio

sino para saber

y así quedar tranquilo

que usted sabe que puede
contar conmigo



viernes, 15 de mayo de 2009

SABADOS DE MERCEDES La Ventana Indiscreta






Es una preciosa mañana de primavera, el cielo está despejado y la temperatura es suave y muy agradable lo que promete un caluroso día según avancen las horas, desde la ventana de mi buhardilla observo el edificio de enfrente, a estas horas casi todas las ventanas están abiertas para que la agradable brisa matinal renueve el aire viciado de los hogares que durante toda la noche han permanecido cerrados por las temperaturas todavía demasiado bajas de las madrugadas.

Observo al vecino del primer piso, es un anciano, está sentado en el sofá, viendo la tele, como está la mayor parte del día desde que murió su mujer hace poco más de un año, ella era el alma de esa casa, la que organizaba todo, la que siempre estaba de un lado para otro charlando con los vecinos, disfrutando de cada momento y arrastrando con ella a su marido que se dejaba llevar a regañadientes por su vitalidad, ahora él está siempre solo, viendo la tele, sin tener con quien hablar, en este momento llega la señora que se ocupa de arreglarle la casa y hacerle la comida, fue su hijo el que le mandó contratarla para que estuviese atendido puesto que con su pensión se lo puede permitir, con ella apenas intercambia un saludo cuando llega y otro cuando se va y únicamente se moverá del sofá para que ella arregle la sala de estar; a la tarde saldrá a dar un pequeño paseo en el que se llevará como cada día el bastón que usaba su mujer y que él ha cambiado por el suyo desde que ella no está, después volverá a su sofá, esperando que pasen las horas y los días hasta que llegue el miércoles siguiente a las ocho de la tarde que es cuando su único hijo pasa junto a él media hora para cerciorarse de que sigue al pie de la letra sus recomendaciones.

En el segundo piso vive un matrimonio, desde que se jubiló el marido pasa casi todo el día en una huerta que tiene en las afueras y ella como siempre se sienta en la silla que tiene junto a la ventana con una labor de costura en las manos, no distingo de que se trata desde esta distancia pero sospecho que es la misma desde hace años y que le sirve de excusa para estar pendiente de lo que pasa en todo el barrio, no me cae bien, cuando me la cruzo por la calle me mira de arriba abajo con cara de desaprobación mientras comenta con algún vecino la vida de cualquier otro, no, realmente no me cae bien y no reparo más en ella.

El último piso es un ático, en él desde hace poco tiempo vive un hombre sólo, aunque apenas distingo su casa le suelo ver asomado a la terraza mirando a lo lejos, desde esa altura estoy segura de que divisa el mar, tan cercano a pesar de los bloques de hormigón que cuando la brisa sopla del norte se puede oler, me gusta observarlo al mediodía cuando sale con una cerveza a la terraza y sus ojos se pierden en la distancia inmersos en sus pensamientos, imagino que sus ojos son verdes como las profundidades del mar, imagino que en cualquier momento mirará hacia abajo y reparará en mí observándole en la distancia, imagino que acude a mi silenciosa llamada y me habla con una voz suave y varonil que me reconforta y me aporta paz, imagino que me ofrece su mano para invitarme a ese maravilloso ático y perderme con él en el paisaje que se divisa, imagino que me invita en un caluroso mediodía a una de sus cervezas, imagino que comparte conmigo sus pensamientos más profundos, imagino.........

sábado, 9 de mayo de 2009

SABADOS DE MERCEDES Estoy en una isla, y solo quiero...


Estoy en una isla, y solo quiero recrearme en el paisaje, en lo que me rodea en este momento, en todos los detalles, sentir los olores, los sonidos, sentarme tranquilamente en la blanca arena, tibia porque el sol la ha calentado durante todo el día, con el suave susurro de las olas del mar de fondo , con el murmullo del viento al chocar contra las hojas de las palmeras, con el dulce trino de los pájaros al atardecer, donde puedo ver una bonita puesta de sol perdiéndose en el horizonte mientras me deja unos colores lilas y rosados entremezclándose en el mar.

Quiero estar perdida en esta isla por un buen rato y pensar por una vez en mí, sólo en mí, quizás suene egoísta pero a veces necesito ese egoísmo; gracias a él y a esta isla encuentro la soledad que necesito en este momento y gracias a esta soledad recorro todos los caminos que me llevan hacia mi interior, donde a veces no quiero mirar por miedo a lo que puedo encontrar.

Esta isla es mi refugio, el lugar en el que me puedo olvidar de mis temores, de mis obsesiones, de mis dudas y mis complejos, un lugar donde no necesito el reconocimiento de los demás, donde yo me gustó a mí misma y con eso me basta.

Un lugar donde puedo tumbarme al sol, donde el mar baña mis pies y puedo inspirar profundamente y sentirme en paz.

Esta isla es lo que necesito cuando quiero sentirme a solas conmigo misma, cuando estoy confundida, cuando no sé lo que está sucediendo, cuando las cosas están cambiando dentro de mí de tal forma que algunas veces me siento asustada, y otras tengo la sensación de estar flotando.

Tal vez pida demasiado, ¿quién sabe?, pero en esta isla me estoy reencontrando con un yo que había olvidado hace tiempo, y me estoy gustando.
A esta isla tambien tú puedes venir siempre que quieras, estás invitado, porque a veces es necesario tener un lugar propio en el que puedes soñar despierto y viajar para alejarte durante un rato de la rutina diaria.

sábado, 2 de mayo de 2009

SABADOS DE MERCEDES Tema Libre



Siempre he estado aquí, aquí nací, aquí vivo y aquí moriré.

Sin haberme movido nunca de este lugar he visto muchas cosas a lo largo de mi vida, varias generaciones han pasado ante mí poniendo al descubierto los sentimientos que les embargaban en cada una de las etapas de su vida.

He conocido a una gran cantidad de personas desde su nacimiento, les he visto crecer mientras corrían delante de mí, les he visto llorar cuando se caían y se hacían algún rasguño en sus jóvenes y delicadas pieles, mas adelante, en su adolescencia y juventud, les he visto con sus primeros amores, he sido testigo de sus primeros besos, de sus primeras desilusiones, de sus primeros escarceos con el amor.

He comprobado como maduraban en su recorrido por este camino, mientras su caminar se iba haciendo cada vez mas lento, he visto como tenían retoños que repetían los mismos ciclos que ellos habían pasado tan sólo unos años antes.

A muchos de ellos les he visto volver después, en su soledad, acompañados tan solo de sus pensamientos de desamor o de abandono, he sentido las lágrimas de los adultos, amargas como la hiel, cuando algo en su frágil vida se desmoronaba.

Algunas veces les he visto como iban olvidando su dolor a lo largo del camino y mientras tanto su caminar iba ganando en lentitud, y a algunos de ellos les he echado ya en falta.

Yo conozco todos sus secretos, incluso los más profundos, ellos me los han contado en su recorrido por este camino, y siempre les he demostrado a todos ellos que conmigo están a salvo, mi discreción es absoluta para todos y cada uno de ellos.

Ellos lo saben y por eso confían en mi, por eso me siguen visitando y me acompañan, porque junto a mí se sienten protegidos en el calor del verano y en el frío del invierno, porque junto a mí encuentran esa protección que tanto les falta en su vida y que tanto buscan.

Por todo ello les aprecio tanto, a pesar de pertenecer a especies diferentes he aprendido a quererles, y cuando ellos ya hayan terminado su recorrido por este camino, yo seguiré aquí, echándoles de menos y cuidando a las nuevas generaciones que repetirán sus mismas alegrías y sus mismas tristezas mientras yo me hago cada vez mas alto y mas fuerte para poder seguir albergando todos los secretos que ellos me entregan cada vez que pasan junto a mí en su camino por su corta pero fascinante e intensa vida.