domingo, 15 de marzo de 2009

EL CORAZON MAS BELLO

Gracias a todos vuestros comentarios he recordado un texto que leí hace tiempo y que creo que os gustará:


EL CORAZÓN MÁS BELLO

Un joven estaba en el centro de una ciudad proclamando tener el corazón más bello de la región.
Una multitud lo rodeó y todos admiraron su corazón.

No había marcas ni cualquier otro defecto.

Todos estuvieron de acuerdo en que aquél era el corazón más bello que hubiesen visto.

El joven estaba muy orgulloso de su bello corazón.


Un anciano apareció frente a la multitud y dijo:

- ¿Por que el corazón del joven es más bonito que el mio?

La multitud y el joven miraron hacia el corazón del anciano, que estaba latiendo con vigor, pero tenía muchas cicatrices.

Tenía lugares en que se habían removido pedazos habiéndose colocado otros en su lugar, pero éstos no encajaban bien, causando irregularidades.

En ciertos puntos del corazón, faltaban pedazos.

El joven al ver el corazón del anciano dijo:

- Usted debe estar bromeando....compare nuestros corazones, el mío está perfecto, intacto y el suyo es una mezcla de cicatrices y agujeros.
- Así es... - Dijo el anciano - viéndolo tu corazón parece perfecto, pero yo no cambiaría el tuyo por el mío, mira cada cicatriz representa una persona a la cuál le di mi amor, cogí un pedazo de mi corazón y se lo dí a cada una de esas personas que me dieron también un pedazo de su propio corazón para que lo pusiera en el mío, pero como los pedazos no eran exactamente iguales, posee irregularidades, pero yo los quiero, por que me traen recuerdos del amor que compartimos.
Algunas veces di pedazos de mi corazón a quien no me retribuyó, por eso tiene agujeros y duelen, permanecen abiertos, recordándome el amor que sentí por esas personas....espero que un día ellas me correspondan llenando ese vacío ¿que te parece joven? ¿ahora entiendes en qué consiste la verdadera belleza?

El joven se quedó callado y las lágrimas rodaron por su rostro, se aproximó al anciano arrancó un trozo de su perfecto corazón y se lo ofreció al anciano, quien retribuyó el gesto.

El joven miró su propio corazón, que ya no era perfecto como antes sino más bello que nunca, los dos se abrazaron y se fueron juntos.

11 comentarios:

  1. Un precioso texto.
    Tener un corazón de oro.
    No siempre lo perfecto
    es lo más valorado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un texto que nos enseña una gran verdad.

    No es siempre más bello lo que no tiene "defectos". A veces la vida nos marca con cicatrices que lejos de "afearnos" nos hacen ser cada vez mejores personas.

    Un abrazo con corazón

    ResponderEliminar
  3. Ahora comprendo porque lo vendías, estabas compartiendo tu joya más preciada con todos nosotros. Muchas gracias, Mar.

    Bikiños

    ResponderEliminar
  4. El tiempo, el el que nos da la respuesta a tu post!

    Una buena moraleja.

    Saludos desde el alma!

    ResponderEliminar
  5. Hermoso relato, me emocionó el final. Ojalá lleguemos a viejos con un corazón formado con cientos de otros corazones, a los que habremos retribuído con un pedacito del nuestro.
    un gran abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Mar. No llegue ayer a recorrer los relatos del sabado literario y Hoy me encuentro con este precioso aclaratorio. Y por lo que veo empiezas a tener hermoosas cicatrices de amor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Un texto hermosísimo, Mar. Me ha encantado leerlo. Gracias por escribir cosas tan tiernas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Esas cicatrices, de haber amado, sentido, gozado, sufrido...vivido, con intensidad...que bueno, aunque a veces duela tanto.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  9. Que preciosa historia Mar...por eso te sigo, por tu corazón, por tu sentido, por ti.

    Solo en un corazón noble, se pueden albergar esos huecos, esos sentires.
    Bello chiquilla, muy bello.


    Besitosss de primavera junto al Mar!!!

    ResponderEliminar
  10. Una historia muy bonita...
    un saludo
    Gianni

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque esta sea un simple murmullo.
Confucio