jueves, 25 de noviembre de 2010

"Este jueves, un relato"

Partes traseras, traseras partes



La voluptuosidad de sus curvas me atrapó al instante, a pesar de estar rodeada de otras muchas, tuve claro que ella debía ser la elegida.Estaba hipnotizado por el movimiento de aquellas carnes prietas que convertían su caminar en una danza acompasada a una música desconocida para mí hasta hasta aquel instante y era incapaz de apartar mis ojos de aquel espectáculo de rotundidad que se ofrecía ante mi.

En ese mismo momento supe que la deseaba e incapaz de contener mis instintos más básicos mi mano se alargó para sentir el tacto de aquella piel. Intenté ser suave para no asustarla, pero fue en vano mi esfuerzo, ella se resistía ferozmente a mis avances e intentaba escapar lejos de mi oponiendo resistencia con todas sus fuerzas; pero yo ya contaba con ello y eso no hizo más que aumentar mi determinación de poseerla.

Con la paciencia que me caracteriza en estos casos conseguí meterla en un granero apartado y arrinconarla en un pequeño callejón sin salida que tenía preparado para ella, sus ojos me miraban suplicantes y aterrorizados y sus gritos eran tan fuertes que mis oídos retumbaban, pero eso no me amilanó si no que hizo que mi determinación fuese mayor.

Saqué de mi zurrón un afilado cuchillo y sin más dilación le dibujé en el cuello una gargantilla roja, por la que las fuerzas la iban abandonando lentamente, hasta que finalmente cayó rendida a mis pies.

Mi dicha era plena, ante mi se extendía un cuerpo entero para mi único disfrute y, aunque sabia que para poder gozar por completo de ella debía esperar un tiempo y ejercer antes una buena manipulación, eso no me importó, la sola visualización de aquellas traseras partes o partes traseras colgadas a secar en el granero me prometía un disfrute intenso y delicioso.


Mas traseros en el blog de Gus: http://callejamoran.blogspot.com/

18 comentarios:

  1. Aaaaah! Jaaaaajajajajja! Trasero serrano, sí señora! Le faltaba la hogaza para hacer el pan con tomate al sádico destripajamones del heno!

    Mortal! Menuda fantasía!

    Beso bien gordo, compañera!
    ¿Todo bien?

    ResponderEliminar
  2. Hola Verónica.
    Si es que la rebanada de pan la tenia yo y con ella en la mano esperaba que el "destripajamones" me partiese una buena loncha con la que acompañarla.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. No te creas que no te entiendo, Mar. Más de una vez me he mirado los andares serranos de un cochino morenito en Huelva creo o en Extremadura, y....ainssss, por poco no lo mato de un mordisco deseoso en sus muslos y traseros olorosos. Ainsss siii.

    ResponderEliminar
  4. Eso...unos buenos jamones así, que no desearía gustoso disfrutarlos?
    Te convido con pan casero....avisame cuando esté prontito para degustar!!
    Besotes jueverísimos.

    ResponderEliminar
  5. (quise decír quien... no desearía disfrutarlos. El hambre pudo más... y me comí las letras, jaja)

    ResponderEliminar
  6. Hola Mar. Mira por donde, hemos salido tú y yo, del cuerpo humano, para adentrarnos en el reino animal, no racional.
    Y es que todo termina en el mismo sitio ¿o no?
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Uy que susto! por un momento pense que derrapabas..y no! Se trataba nomás de unos jamones. Quién no mar!
    Así no hay quien se resista.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ya lo dice el refrán: Del cerdo, hasta los andares....
    A mi también me vuelve loca...
    JAJAJAJAJA me ha encantado como nos has engañado...hasta el final...ññññaaaaaammmmmmm pero ha valido la pena. Buena imaginación, amiga.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Natalia
    Si es que, como dice Luna, del cerdo hasta los andares, jajaja, a mi me vuelven loca esos cuartos traseros.
    Un besote.


    Cas
    Con pan casero o sin él invitada estás, cuando quieras estaré encantada de compartir unas lonchitas o unos taquitos de ese trasero delicioso.
    besitos.

    Celia
    Así que las dos andamos pensando en comida ¿no?, debe ser que con estos días frios y lluviosos que tenemos por el norte se nos abre el apetito más de lo normal.
    Un beso

    Ceci
    es cierto, no hay quien se resista; en cuanto leí que este jueves iba de partes traseras la primera imagen que me vino a la cabeza fué un jamón, jajaja.
    Gracias por tu visita

    Luna,
    Siiiiiii, hasta los andares nos gustan, pero creo que cuando los vemos andar lo que realmente imaginamos son esos traseros colgados y curados, esperando que les peguemos un buen tajo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Con lo romántico que empezabas el tema...Jajaja

    Muy bueno, Mar. ¡Excelente!

    Y digo yo. ¿Para cuándo calculas que estarán esas partes traseras listas para degustarlas...?

    A ser posible, que sea un jueves.El éxito es seguro.

    Un abrazote.

    Maat

    ResponderEliminar
  11. Y mira que está bueno, todo, todo, todo. Me encanta un buen jamón. Es algo sublime :)

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  12. Quise comentar ayer sobre el jamoncito pero me daba error. A ver si hoy tengo mas suerte.
    A esta hora! es justo lo que me hace falta, me encanta el jamón!
    Y tu texto me sorprendió, no me esperaba el final! Lo armaste muy bien.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pues mira jajaja yo tb pensé en este jamoncito jajaja, y luego me decanté por lo cómico. Me ha encantado y de cauerdo con todos este trasero es de los mejores....
    besos

    ResponderEliminar
  14. ¡Culos de Jabugo! que lujazo, por esos si merece la pena soñar, sabrosos y agradecidos, pues se quedan en nuestros michelines a vivir.

    Este relato me ha despertado el apetito, lo siento pero me voy a la cocina.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Maravilloso trasero el de tu difunto personaje. Sobre su encanto existe absoluta unanimidad.
    Muy bueno el relato de deseo y terror. Y un beso.

    ResponderEliminar
  16. sadicaaa....que eres una sadicaa....jajajj. mira que perseguir de tal manera y con tal deterninacon al pobre gocho¡¡¡...sadicaaa¡¡...jajaja¡¡

    y aprovechndo que te he llamado sadica, te dire de un momento en que yo tambien lo fui...
    erase que se era el inicio de una matanza...y claro, en la matanza de pueblo, lo primero es hacerse con el marrano. este suele estar sito en cualquier lugar raro..de este lugar hay que sacarlo y por las calles del pueblo y con un collero, lease cesto de mimbre, que le tapa los ojos, siempre y cuando el animal en cuestion este remiso a ir al tajo, que los ahi bobos y van sin mas....de este lugar, te decia, hay que llevarlo al tajo, es decir, un banco ya preparado para tumbar el marranO y sujetarlo y CLAVARLE EL CUCHILLO, ACCION QUE HACE EL MATARIFE... mas cuando en el tajo esta se debe de sujetar al marrrano con...con fuerzas musculares y con un gancho que se le coloca en el morro y del cua se tira antes de que el matarife introduzca el cuchill...¡¡¡y a mi una vez me encargaron tirar del ganchooooooooooooo...! ¡cullons, no volvi a ahacerlo, pñor mucho jamon que lueg viniera!!!
    besos..

    ResponderEliminar
  17. Genial. Nunca, nunca, se me hubiera ocurrido esta asociación de ideas. Por otra parte, además de estar escrito la mar de bien, este texto me hace pensar en la brutalidad del hombre; sí, sí, el macho (aunque a veces, también la mujer) cuando llevado por su instinto más básico, persigue con sus ojos un buen traseo y babeante, no para hasta que lo cata o posee.
    Me ha recordado a mi texto. sólo que yo hablaba de otros jamones. Tú, de una gocha; yo, de una jamona. Las dos, de la animalidad humana.
    Un beso muy tierno y que estos textos nuestros no nos inspiren malamente.

    ResponderEliminar
  18. Poooobre marrana, marrano jajaja con lo buenísimos que están sobre todo sus andares, si tengo que arrinconarlo y hacer como dice Gus de matarife creo que me haría vegetariana así que prefiero que me lo vendan ya curadito, con chorrera y todo y así no lo pienso, pero si tengo que ver la súplica en sus ojos...ya te digo que no. De todos modos he empezado a leer tu entrada y en un principio he pensado en un maleante, sádico y violento así que le he dado a la rueda del ratón y me he encontrado con la foto de esos traseros colgados lo que ha supuesto un gran alivio, ufff una respiración profunda y a seguir disfrutando de tu escrito jajaja.Un beso grande

    ResponderEliminar

Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque esta sea un simple murmullo.
Confucio