jueves, 16 de septiembre de 2010

"Este jueves un relato" Convocatoria literária

¡ HAZME REIR !








Aquel año pasábamos las vacaciones en la Galicia rural, en los montes del interior plagados de pequeñas aldeas en las que la vida todavía era tan distinta a la de la ciudad donde vivimos.

Encantados con la idea de que mi hija, a punto de cumplir los tres añitos, viese los animales en su habitat natural, formando parte del día a día de las personas, y desechase de su pequeña cabecita la idea de que vivían unicamente en zoologicos o lugares lejanos, pasábamos los días rodeados de ellos. Estaba realmente encantada intentando ordeñar una vaca, dando de comer a las gallinas y corriendo detrás de ellas, montando en caballo, aprendiendo a hacer queso, etc...

Aquel día decidimos visitar un pueblo vecino y al llegar nos encontramos con una gran cantidad de gente en la plaza, alguien nos contó que eran las fiestas patronales y en ese momento se disponían a soltar un pequeño jabato y quién fuese capaz de cogerlo podía quedárselo.
Esa promesa de diversión llamó nuestra atención inmediatamente por lo que aupamos a mi niña a hombros mientras le explicaba lo que iba a pasar con un lenguaje sencillo y claro que yo creía perfecto para su edad.

-Mamá, ¿que es un jabato?

-Un jabato es el hijo del jabalí, de la misma forma que a los hijos de los perritos se les llama cachorros a los hijos del jabalí se les llama jabatos.

-Mamá, ¿Y qué es un jabali?

-Un jabalí es un animal salvaje, su aspecto es como el de un cerdo pero con pelo.

La niña se quedó con un aire pensativo, que tomé como que lo había entendido perfectamente (gracias a mis sabias explicaciones) y estaba deseando verlo salir, cuando me llama contentísima y me dice a voz en grito:

-¡ah!, ¡ya se!, ¡será una cabra!

Mas risas en el blog de Gustavo: http://callejamoran.blogspot.com/

13 comentarios:

  1. la verdad es que a veces los mayores le damos unas explicaciones ja ja que asi luego ellos las entienden.....
    Un gusto pasar por tu blog y leerte, seguimos en contacto me hago seguidora tuya.
    Primavera

    ResponderEliminar
  2. Termino de enterarme de que al cachorro de jabalí se le dice jabato, o sea que estoy peor informada que tu nena jajajjajaj!
    Y bueno ... ella asoció con lo mas parecido que encontró, estuvo bien.
    Los chicos siempre te hacen divertir, son geniales.
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Un humor absolutamente tierno. Igual que Any, debe ser un tema localista, no sabía que se le llamaba jabato al jabato (valga la redundancia, jaja) Hasta se aprende andando de blog en blog, qué genial!!!!
    Sería como explicarle a un extraterrestre... qué entendería? seguramente nos haría sonreir pero sin tanta ternura claro.
    besotes

    ResponderEliminar
  4. Pocas cosas hay que nos provoquen una sonrisa más amplia y limpia que la inocencia de un niño. Había un programa en TV que los niños daban pistas sobre algo y era divertidísimo escuchar las cosas que decían.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que bueno, Mar.
    Como me gustan las anecdotas de ocurrencias de los niños, porque son espontaneos y autenticos.
    Que buena forma de empezar el dia hoy leyendote.

    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Lo que discurren las criaturas, nos dejan pasmados, jocosos surrealistas sin saberlo, lo recuerdo y me enseñaron muchas cosas con su lógica-ilógica.
    Pues sí, será el jabalí una cabra con los cuernos en la boca.
    Muy buen recuerdo que me hizo sonreír, falta hace, gracias Mar.
    Mi hija al pijama lo llamaba "pachantu"

    ResponderEliminar
  7. jajaja que ternura, lo del pelo la despistó.

    Mis peques de vez en cuando también me regalan alguna perla. No sabes cuánto las agradezco. Que mundo más triste el nuestro sin la inocencia de los niños.

    Ha sido un placer leer esta historia. He visto a la nena tras las gallinas, con la vaca, entre la gente... ávida y curiosa ante ese mundo nuevo. Precioso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. La lógica infantil, tan ilógica como imaginativa.
    Me alegro de que disfrutarais esa estancia en mi tierra, aquí todos sabemos que es especial, pero necesitamos que nos lo recuerden de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  9. Las conversaciones con los niños, no dejan de sorprenderme; hablan con esa naturalidad y espontaneidad y te sueltan cada cosa...! Aunque no es de extrañar que a veces con nuestras explicaciones los enredemos un tanto. Pasa un poco lo mismo cuando das clase de un idioma extranjero. Y el alumno te dice que sí, que te comprende y ¡vete a saber lo que ha entendido!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me encantan las salidas de los críos, a veces no tienes más remedio que partirte de risa :)

    Me ha encantado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. mar, no soy papa...creo incluso que ni fui niño, asi las cosas como que no entiendo mucho de niñosss...bueno, no entendia...tengo un par de amistades que tienen dos preciosidades de niños, precisamente con la edad de tu niña...precisamente haciendo preguntas como esas...de las conclusiones ahora no me acuerdo...pero son...son la lecheeeee en caravana...
    dale un beso a tu niña, pues estoy seguro que en teniendo la edad que tenga ahora, es todavia tu niña...y dale un beso por que me ha hecho reirrrr
    medio beso, mar.

    ResponderEliminar
  12. jejeje, me ha encantado el paréntesis 'gracias a mis sabias explicaciones'... la de veces que me he sentido así con mis hijos y luego me han venido con la 'cabra' a cuestas !! :) :)

    Me has dejado con 'esa sonrisilla' puesta.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Qué bueno tu recuerdo de risas Mar!!¡Los niños! jajaja esas inocentes criaturitas que no dejan de sorprendernos, mientras te leía recordaba que los motivos que me llevaron a Cohicillos(un pueblecito pequeño casi una aldea)en Cantabria fueron los mismos que a ti, que mis hijos vieran que había animalitos fuera del Zoo, temíamos que cuando fueran a la granja escuela pareciera que se habían caído de otro planeta, luego tanto inculcarles el amor a los animales, me las tenía que ver con mi hija que adoptaba arañas, escarabajos y un murciélago escondido bajo su cama en una caja de zapatos, tampoco yo me debí expresar con claridad. Un beso

    ResponderEliminar

Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque esta sea un simple murmullo.
Confucio