jueves, 24 de septiembre de 2009

"Este jueves, un relato" Convocatoria literaria


"¡SOMOS COMPASIVOS!"


Es de noche pero aún hace calor por lo que a pesar de haber bajado las persianas del salón de su casa ha dejado las ventanas abiertas, de fondo el sonido del televisor la acompaña en su soledad mientras sus pensamientos se pierden entre los recuerdos del pasado y el incierto futuro que se abre ante ella.

En este último año su vida ha cambiado tanto que apenas se reconoce, el espejo le sigue ofreciendo la imagen a la que está tan acostumbrada, pero sus ojos reflejan toda la tristeza que hace tanto tiempo que la embarga que ya no los recuerda de otro modo, los que no la conocen bien piensan que es una mujer amargada, que su corazón es de piedra y quizá tengan razón, "ya llega la mujer de acero","no la mires directamente a los ojos o te convertirá en hielo", cuchichean sus compañeros de oficina cuando entra por la puerta.

Se ha acostumbrado a ese tipo de comentarios de tal forma que no la afectan lo más mínimo, "soy una mujer fuerte, y en el fondo lo que les pasa es que envidian mi fortaleza y mi independencia" se decía a si misma, tanto se lo había repetido que se lo terminó creyendo realmente y así sus días pasan lentamente, iguales el uno al otro desde aquel fatídico momento en el que le vio salir por la puerta de la oficina, sabiendo que sería para siempre, y no fue capaz de retenerle, no tuvo el coraje de decirle que era su razón de ser, su alegría de cada día, el motor de su sonrisa de cada mañana.
.
.
.

7 comentarios:

  1. Mar, que pena, !qué lástima! la mujer de piedra picada, de acero laminado, se le escapó el momento por debilidad, porque en verdad no era de piedra, era de miedo, de timidez, de amargura.
    Sinónimos de compasión: piedad, lástima, clemencia, ternura...
    Mar, dulce mar, por fuera somos de hierro, a veces, y por dentro de lágrimas.Bsito, natalí

    ResponderEliminar
  2. Hasta las corazas de acero se derriten.

    Que realidad y que tristeza de vida desperdiciada por no saber transmitir nuestros sentimientos.

    ResponderEliminar
  3. Precisamente, està en no darse....
    Este relato, es curiosìmo, en verdad.


    Tèsalo

    ResponderEliminar
  4. Mar, impresionante relato del vacio que queda cuando sabes que podías haber hecho algo que no hiciste. No es fría, ni de piedra, es el reflejo del tormento.
    Me gusta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Puede que aquel orgullo la frenara en demostrar sus sentimientos,ya tarde el de ahora le impide de la misma manera gritar de pena y tristeza ante todos.

    ramos de cariños

    ResponderEliminar
  6. Ufffffff... Para un nudo en la garganta. Por un lado es buena esa fortaleza, pero por el otro muestra esa soledad que mata con el tiempo. Me encantó y te lo aplaudo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque esta sea un simple murmullo.
Confucio